El alzado vende.

Está claro.

Más que los planos de planta.

El alzado lo entiende cualquiera, no hace falta ser arquitecto, técnico o diseñador.

El alzado nos indica cómo se verá por fuera el proyecto, un aspecto que en muchas ocasiones llega a ser incluso más importante que el propio interior.

Entonces, siendo tan importante, ¿por qué en la mayoría de proyectos no se le da la relevancia suficiente a la hora de dibujarlo en los planos?

Haciendo una rápida ojeada a una serie de proyectos podemos, si nos fijamos en los alzados, hacer una rápida clasificación entre:

  • Alzados básicos (o menos elaborados, vamos que se representa lo imprescindible).
  • Alzados “que lo han intentado”, llamémosles medios (hay una clara intención de desmarcarse de lo básico, de ir más allá, pero no se le ha dedicado demasiado tiempo.
  • Alzados “guays”: no son dibujos con un nivel de detalle o precisión excesivamente altos, se trata más bien de alzados expresivos, con una sensibilidad especial.

La diferencia entre estos está en los pequeños detalles o gestos y no tanto en echarle horas. Vamos a ver algunos sencillos consejos para dibujar alzados que podrás aplicar en cuestión de minutos para convertir el dibujo básico en uno “guay”.

Sigue Leyendo